El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, presentó el martes una propuesta de ayuda de $916.000 millones de dólares.

La última propuesta de ayuda de la Casa Blanca para impulsar la economía estadounidense, duramente golpeada por la pandemia, incluye cheques de 600 dólares para los ciudadanos, pero tiene poco respaldo entre los demócratas, dijo este miércoles el líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, presentó el martes una propuesta de 916.000 millones de dólares con el objetivo de desbloquear las negociaciones entre los congresistas republicanos y demócratas sobre un plan de estímulo de la economía.

Los republicanos y el presidente Donald Trump han intentado en más de cinco ocasiones antes de las elecciones del 3 de noviembre pasar propuestas de ayuda económica, pero los demócratas las han bloqueado con las intenciones de que Trump no se beneficiara del apoyo para su reelección.

El senador Bernie Sanders y representantes del ala izquierdista más radical del partido, rechazaron proyecto alegando que la suma destinada a los cheques era demasiado baja.

“Es inaceptable y no podemos dejarlo así, a no ser que logremos 1.200 dólares para cada trabajador, un seguro de desempleo prolongado y una ayuda adecuada para los estados y las ciudades. Este país está afrontando una crisis, tenemos que darle una respuesta consecuente”.

Mnuchin explicó que su plan incluye “dinero para los gobiernos estatales y locales y robustas protecciones de responsabilidad para empresas, escuelas y universidades” afectadas por la pandemia, pero el Departamento de Estado no dio más detalles.

La titular demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, como en reiteradas ocasiones anteriores parecieron poco convencidos del proyecto de la Casa Blanca e indicaron que querían centrarse en una propuesta de 908.000 millones de dólares presentada la semana pasada por un grupo de senadores republicanos y demócratas.

El Congreso aprobó en marzo un plan de ayuda de 2,2 billones de dólares que incluyó préstamos y subvenciones para pequeñas empresas, pagos de 1.200 dólares a todos los ciudadanos estadounidenses y una expansión de la red de seguridad contra el desempleo.

Pero gran parte de esa asistencia ya ha expirado y la propuesta de Mnuchin representa uno de los últimos esfuerzos para llegar a un acuerdo antes de que el presidente electo, el demócrata Joe Biden, sustituya a Trump el 20 de enero, momento en que también deberá asumir un Congreso con nueva composición.

Los demócratas han presionado para lograr un paquete de estímulo de cerca de tres billones de dólares, pero ahora se plantean aceptar propuestas menos ambiciosas, ante las negativas del secretario del Tesoro de disparar la deuda pública del país a niveles alarmantes.

¿cuál es el plan de Joe Biden para aprobar la ayuda?

Si se complica que un segundo cheque de estímulo económico pueda llegar antes de que termine el actual período presidencial, Joe Biden prepara un plan para el inicio de su mandato.

Sin embargo, lejos de poner trabas, Biden quiere que el Congreso consiga un acuerdo para aprobar antes de que termine el año la nueva ayuda económica para los americanos.

Biden tuvo su primera reunión presencial desde que ganó las elecciones con la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schummer, en donde pidieron retomar las negociaciones para aprobar un nuevo paquete de ayuda.

Muy importante que los demócratas consigan las dos curules pendientes en el senado a elegir el 5 de enero en Georgia para dominar también la cámara alta y no encontrar obstáculos que permitan llegar a un acuerdo bipartidista.