El embarazo es un período muy bonito en la vida de toda mujer, pero también puede ser una etapa de riesgo bucodental. Sin embargo, no debemos creer los mitos que circulan sobre el supuesto efecto negativo de la gestación en la salud de nuestra boca.

Lo primero que debemos saber es que el mito que relaciona el embarazo con la pérdida de dientes es totalmente falso. Lo normal es que los problemas bucodentales previos se agraven ligeramente en esos nueve meses, pero no es consecuencia segura. Si mantenemos unos buenos hábitos de higiene antes, durante y después de la gestación, no deberíamos sufrir ninguna alteración.

Lo único que sí provoca el embarazo es una mayor inflamación de las encías, sobre todo si ya teníamos problemas de gingivitis previos. El sangrado de encías puede ser algo normal, pero conviene que un dentista evalúe el problema para descartar otro tipo de patología.

Mantener una sonrisa perfecta depende de nosotros mismos. Durante el embarazo, debemos extremar las precauciones y acudir al odontólogo para que nuestros dientes no se resientan. Confía en el equipo profesional de Advance Dental Solutions, solicita ya una cita al 425-361-7996