La ciudad de Toronto se encuentra en el tercio sur de la provincia de Ontario, a unos 425 km al suroeste de la capital de Canadá, Ottawa. Es una gran metrópolis norteamericana, la quinta mayor de Norteamérica, donde confluyen personas de todo el mundo. Un informe de la ONU certificó que Toronto es, después de Miami, la ciudad con mayor número de habitantes no nacidos en ella, lo que denota su irresistible poder de atracción.

Esta circunstancia ha convertido Toronto en una de las ciudades más cosmopolitas y multiculturales del mundo, con una configuración urbanística ultramoderna que no tiene nada que envidiar a las grandes metrópolis de Estados Unidos, repleta de rascacielos, con grandes avenidas paralelas, manzanas en cuadrantes, un tráfico intenso y una gran ciudad financiera.

• Sube a la CN Tower, el edificio más alto de Canadá, para contemplar la gran ciudad de Toronto desde sus 500 metros de altura. Hay una plataforma circular en la torre en la que hay un restaurante donde se puede cenar sentado sobre Toronto mientras el sol va cediendo el paso a la noche. Desde esta plataforma circular, un ascensor lleva hasta el extremo final de la torre, pero sus suelos transparentes dan una sensación de vértigo y caída libre tan fuerte que muchos viajeros no lo pueden soportar.

• Tómate un respiro en la Nathan Philips Square: el curioso ayuntamiento de Toronto, que se reparte en dos edificios de planta semicircular, se encuentra en esta céntrica plaza. Es un espacio abierto que permite respirar a una ciudad repleta de rascacielos, y tiene una hermosa fuente en el centro.

• Visita el Ontario Place: una especie de parque temático en el que se instaló el primer IMAX permanente del mundo. Está frente a las aguas del lago Ontario.

• Visita el Barrio Chino, o Chinatown, el barrio italiano de Western and Grace, la Little India, el Koreatown, el multicultural mercado Kensington o recorre la llamada «ciudad de los parques» sin un rumbo fijo para apreciar el día a día de una gran metrópolis norteamericana.

• Revive el antiguo esplendor y elegancia europea en la Casa Loma: se trata de una antigua mansión de un banquero canadiense repleta de pasadizos secretos, torres y un enorme jardín. Otra antigua mansión acondicionada hoy al turismo es la Spadina House.

• Tres museos resultan especialmente interesantes en Toronto: el Royal Ontario Museum, el Ontario Science Centre y el Hockey Hall of Fame (dedicado a la historia de uno de los deportes nacionales: el hockey sobre hielo).

• Conoce el Black Creek Pioneer Village: ¿Quieres saber cómo vivían los primeros colonos europeos que se instalaron en la región? Black Creek es una recreación de un antiguo asentamiento de pioneros europeos en los alrededores de Toronto.

• La naturaleza de Ontario es prácticamente inabarcable y enorme. No obstante, se puede identificar un punto de interés muy concreto que vale la pena visitar y que está a menos de dos horas de viaje desde Toronto: las preciosas cataratas del Niágara.

Antes de viajar a Toronto hay que tener en cuenta que es la ciudad canadiense más poblada y también la de nivel de vida más elevado.