El Aston Martin DB11 es el modelo medio de Aston Martin, un Gran Turismo de altas prestaciones, heredero del mítico Aston Martin DB9 que tantas alegrías le dio al fabricante británico. Se comercializa su primera generación, la cual salió al mercado en 2016. Comparte chasis con el Aston Martin DBS Superleggera, una versión más deportiva y exclusiva que emplea gran parte de los elementos de carrocería y otros componentes base.

Se fabrica artesanalmente en la factoría de Gaydon, Inglaterra, al igual que el Vanquish, Rapide y el Vantage. Sus principales rivales son el Bentley Continental GT, el Ferrari 812 SuperFast o el Rolls-Royce Wraith. No te pierdas nuestra guía con los mejores coches de lujo del mercado para conocer los rivales del Aston Martin DB11.

Diseño

A nivel de diseño, el nuevo Aston Martin DB11 nos presenta una evolución con respecto a lo ya conocido en Aston Martin, si bien es un importante soplo de aire fresco que nos recuerda a los concepts Aston Martin DB10 y Aston Martin DBX. Haciendo uso de tecnología LED en todas sus ópticas, el nuevo Aston Martin DB11 cuenta con personalidad y carácter, ofreciendo una dimensión única y completamente nueva en la gama Aston Martin.

Sus líneas están esculpidas con elegancia, no podría ser de otra forma tratándose de un Aston Martin, toda vez que se combinan con funcionalidad y buenas dosis de ingeniería. Prueba de ello es el trabajo aerodinámico del DB11: este modelo no tiene alerones pero cuenta con el AeroBlade, un spoiler trasero camuflado en el interior del portón del maletero y que se alimenta del aire que entra por unas tomas sutilmente integradas en el pilar C.

Motores

El Aston Martin DB11 está disponible con dos motores, un gran propulsor V12 Twin-Turbo de 5.2 litros con 608 CV de potencia máxima y 700 Nm de par motor, el primero íntegramente diseñado por Aston Martin, y un V8 Twin-Turbo de 4.0 litros y 510 CV, desarrollado por Mercedes-AMG y que ya podemos ver en otros modelos del fabricante de la estrella como el Mercedes-AMG GT.

Ambos motores utilizan un cambio automático ZF de 8 relaciones estrenado en el Aston Martin Vanquish, integrando además otros sistemas nunca antes vistos en el fabricante británico como el Start-Stop o un sistema de desactivación de cilindros que permite que el Aston Martin DB11 circule a velocidades de crucero utilizando 4 o 6 cilindros dependiendo del propulsor montado en el vehículo.

Interior

En el interior, destaca su nuevo cuadro de instrumentos digital con 12,3 pulgadas desarrollado en colaboración con Daimler. Al mismo tiempo, una segunda pantalla LCD de 8 pulgadas ha sido ubicada en la consola central para controlar todas las funciones de confort e infoentretenimiento. Sólo tenemos que fijarnos en el mando central del sistema multimedia para adivinar que el control se realiza mediante un mando idéntico al empleado en numerosos modelos de Mercedes-Benz.

Como no podría ser de otra forma en la marca británica, la cabina rezuma calidad. La práctica totalidad del interior está revestido de exquisita piel y Alcántara, y las molduras decorativas se pueden elegir entre varios tipos de madera, aluminio o fibra de carbono. Todo ello ensamblado a mano con el cuidado por el detalle de los artesanos de Aston Martin.