En la especialidad de Odontología, nuestros médicos siempre recomiendan el cepillado de dientes y el uso de hilo dental para evitar la acumulación de sarro dental. ¿Pero sabes por qué? ¿Has escuchado hablar sobre qué es el sarro y cómo llega a tus dientes? ¿Qué puede pasar si no lo tratas?

En este artículo pondremos un fin a todas tus dudas y compartiremos contigo más información sobre la placa y el sarro dental, de tal manera que puedas prevenirlos y así cuides tu salud bucal.

¿Qué es la placa dental?

Incluso si cuidas mucho tus dientes en casa, tu boca todavía estará llena de bacterias. Estas se mezclan con las proteínas y otros subproductos alimenticios, y forman una capa llamada placa dental.

Esta suciedad cubre los dientes, se mete debajo de la línea de las encías y se adhiere a los empastes u otros trabajos dentales. Contiene bacterias que pueden dañar el esmalte dental y provocar caries.

Si eliminas la placa regularmente, puedes prevenir las caries dentales y cuidarte de la enfermedad de las encías. Sin embargo, si la dejas, se puede endurecer hasta convertirse en sarro. Debido a esto, comenzarán a surgir problemas más grandes en tu boca.

¿Cómo se forma el sarro?

El sarro, también llamado cálculo dental, es un depósito de color amarillo o marrón que se forma cuando la placa se endurece en los dientes. Debido a que la acumulación está fuertemente unida al esmalte dental, solo puede removerse por un odontólogo.

¿En dónde se forma el sarro dental? Se forma debajo y por encima de la línea de las encías. Al ser poroso y áspero, puede provocar la retracción de ellas.

¿Sabías que el 68% de los adultos tienen sarro? Tendrás mayor riesgo de desarrollarlo si usas aparatos de ortodoncia, tienes una boca seca, tus dientes están muy apretados, fumas y ya eres un adulto mayor.

Prevenir la formación de placa

• Para evitar la acumulación de placa dental, cepíllate los dientes al menos dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves y punta redondeada. Presta especial atención al espacio donde se unen las encías y los dientes. Asimismo, es recomendable que compres una pasta dental que contenga flúor.
• Pasa hilo dental entre tus dientes al menos una vez al día para eliminar partículas de alimentos y bacterias.
• Limpia tu boca con un enjuague bucal antibacteriano para reducir las bacterias que causan la placa y la enfermedad de las encías.
• Visita a tu dentista cada 6 meses para un chequeo y limpieza dental.
• Pregúntale a tu dentista si los selladores dentales son apropiados para ti. Estos son una capa delgada que se coloca en la superficie del área de masticación de los dientes para protegerlos de las caries y el deterioro.
• Sigue una dieta equilibrada y limita la cantidad de bocadillos entre comidas. Si necesitas comer algo durante un refrigerio, elige alimentos nutritivos como yogur natural, queso, fruta o vegetales crudos.
• Las verduras, como el apio, ayudan a eliminar los alimentos que se acumulan entre los dientes, y permite que la saliva neutralice los ácidos causantes de la placa y el sarro dental.

Tu sonrisa es lo primero que muchos ven. Aprende a cuidarla y a protegerla del sarro. Esperamos que sigas estas consejos y que nos visites muy pronto.