Tras un período de excesos nos encantan las recetas ligeras y llenas de sabor. Con estas jugosas pechugas de pollo con limón y hierbas aromáticas van a quedar encantados porque tras una marinada se cocinan en muy poco tiempo, quedando especialmente sabrosas. Además, apenas se mancha nada ya que se cocinan en un solo utensilio y se marinan dentro de una bolsa zip desechable por lo que resultan especialmente interesantes para la hora de la cena, cuando no nos apetece dejar empantanada la cocina con muchas cosas.

Ingredientes:

3 Pechuga de pollo
• Hierbas provenzales al gusto
2 Limones
100 ml Aceite de oliva virgen extra
100 ml Vino blanco
• Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Tiempo total 25m
Elaboración 10m
Cocción 15m
Reposo 3h

Limpiamos bien las pechugas enteras de las telillas y restos de hueso que puedan tener y las sazonamos con sal y pimienta. Metemos las pechugas de pollo en una bolsa grande de congelar con cierre y añadimos 100 ml de aceite y 100 ml de vino blanco.

Picamos las hierbas de nuestro gusto, albahaca, perejil y cilantro, pero pueden usar cebollino, mejorana, salvia o las que más les gusten y las introducimos también en la bolsa de congelar. Finalmente cortamos dos limones en rodajas y los introducimos también.

Cerramos la bolsa, sacamos el aire y masajeamos para que los limones y las hierbas se distribuyan bien entre las pechugas. Antes de cocinarlo, dejamos el pollo marinando entre dos y cuatro horas dentro de la nevera, para que todos los sabores impregnen las pechugas.

En una sartén que aguante bien el fuego, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y comenzamos a dorar el pollo que retiramos de la marinada. Cuando demos la vuelta a las pechugas tras unos siete minutos, añadimos también a la sartén la marinada y tapamos, dejando que las pechugas terminen de cocinarse por dentro durante otros seis o siete minutos.