La medida provisional de US$300 enviados por el gobierno federal solo dura seis semanas y ya está terminando en algunos estados.

Un punto importante en el debate es que los demócratas quieren un nuevo proyecto de ley que proporcione US$600 por semana, además del beneficio de los estados, tal como lo hizo la Ley CARES en marzo. Los republicanos quieren reducir la cifra a us$300. La propuesta de Problem Solvers sitúa la cifra en US$450 por ocho semanas.

• Dinero para ayudar a las escuelas a reabrir de forma segura

La financiación ayudaría a las escuelas a pagar el aumento de las pruebas de coronavirus, la limpieza y otras medidas necesarias para ayudar a frenar la propagación de enfermedades entre estudiantes y profesores.

A medida que las escuelas abrieron, la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación de Hospitales de Niños muestran un aumento del 21 por ciento de casos en niños.

• Créditos fiscales para para ayudar a las empresas a retener al personal

Ya existe un programa administrado por el IRS diseñado para brindarle a los empleadores un incentivo fiscal por mantener a los empleados en la nómina hasta fines de 2020. Una nueva ley podría extender o mejorar el programa hasta 2021.

• Programa de protección de nómina para ayudar a las pequeñas empresas (PPP)

Con la intención de ayudarte a conservar su trabajo, el programa Paycheck Protection Program brinda préstamos condonables a pequeñas empresas como un incentivo para mantener a los empleados en la nómina, personas que de otro modo habrían perdido sus trabajos durante la pandemia.

• Una nueva moratoria de desalojo

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), emitió una orden a nivel nacional para detener temporalmente los desalojos de millones de inquilinos, con la esperanza de reducir la propagación de COVID-19. La orden protege a los 43 millones de inquilinos residenciales de EE.UU. siempre que cumplan con ciertos requisitos y durará hasta el 3 de diciembre.

Para ser elegible, debes ganar menos de US$99,000 por año (US$198,000 en caso de contribuyentes que declaran de forma conjunta). También eres elegible si no declaraste ingresos en 2019 o si recibiste un cheque de estímulo a principios de este año. Debes demostrar que solicitaste ayuda del gobierno para pagar el alquiler, declarar que no puedes pagarlo debido a las dificultades económicas provocadas por el COVID-19 e indicar que de ser desalojado, es probable que te quedes sin hogar.