El astro brasileño está contento en París y dispuesto a extender su contrato más allá de 2022, pero desde el club no han puesto las conversaciones en marcha.

El matrimonio entre Neymar y el PSG estuvo a punto de acabar en divorcio en el verano de 2019, con el brasileño y el Barça deseosos de consumar su reconciliación. Sin embargo, desde la ciudad condal no pudieron hacer el titánico esfuerzo económico que ello suponía y el brasileño hubo de quedarse en la capital vecina. Meses después, los parisinos llegaban a la final de la Champions League, liderados por un Neymar en plena madurez y cada vez más feliz en el Parque de los Príncipes.

Desde Le10sport aseguraban días atrás que el de Mogi das Cruzes está más feliz que nunca en el PSG y dispuesto a sentarse a hablar de una posible extensión de contrato, el cual termina en junio de 2022. Pero una negociación es algo bidireccional y desde el club todavía no han llamado a la puerta del extremo para tratar la mencionada renovación. Según ha confirmado Le Parisien, Leonardo no ha movido ficha alguna por el momento y esto no estaría sentando bien en el entorno de nuestro protagonista.

La renovación de Neymar se antoja fundamental para que el megalítico proyecto del PSG siga la línea continuista trazada en 2017. Ese verano aterrizaron tanto Ney como Mbappé, a cambio de 222 y 180 millones, respectivamente (el traspaso del ex del Mónaco fue abonado el verano siguiente al ser cesión con compra obligatoria, para cuadrar cuentas). El futuro de Kylian apunta lejano a París, ya que la guinda del Plan 2021 del Real Madrid, por lo que Leonardo no puede permitirse apagar la felicidad momentánea de su otra estrella.

El devenir de la temporada se antoja clave para que esa sonrisa de Neymar se mantenga y todo comienza este martes ante el Manchester United (Parque de los Príncipes, 21:00 horas), con el pistoletazo de salida de la nueva temporada de la Champions. En la Ligue 1, los de Tuchel ya comienzan a remontar el vuelo, tras las dos derrotas iniciales marcadas por las ausencias por Covid y la polémica (episodio entre Neymar y Álvaro en ‘Le Clasique’), y ya marchan segundos a sólo dos puntos del Lille, líder. Tuchel y Leonardo tienen tarea, el uno logrando resultados y un ambiente sobre el verde que mantengan la alegría de Neymar y el otro llamando a su puerta para trata la renovación de contrato lo antes posible.